Ves al contingut principal

Las series de dibujos animados y los valores educativos que transmiten

Empecé pensando en los juguetes con los que juegan mis hijas y acabé valorando lo que pueden ver en la televisión. Respecto a lo que pueden ver en la televisión, ya he realizado algunos actos de censura; les he prohibido ver series que entre las niñas de su edad (3-6), también están de moda como "Winx Club" o "Monster’s High", porque considero que son sexistas y que además esos personajes femeninos tienen rasgos que resaltan la sexualidad femenina con tendencia a idealizar el cuerpo de la mujer y a someterlo: tacones altísimos, maquillaje a reaudales, escotes y mini mini faldas, además con esos culos enormes, las cinturitas de avispa y los pechos de punta… Fomentar la esclavitud de la mujer por llegar al prototipo ideal de imagen femenina (vista principalmente desde el punto de vista masculino), no me parece un buen aprendizaje. En ese sentido, también me parecen asuntos serios para reflexionar y tomar decisiones.

 

A los padres nos toca asumir el papel de educadores, y no dejarnos llevar por la impresión inicial de que se trata únicamente de dibujos animados y por tanto son inofensivos. Nuestros hijos e hijas los ven con muchísima atención y van absorbiendo como esponjas (no intentes hablarles porque no te escuchan, ¡están hipnotizados!). A ciertas edades no están preparados para comprender las situaciones que se generan y para ellos forman parte de su realidad, a pesar de que poco a poco, ya empiezan a aprender a discernir qué pertenece a "fantasía". La concepción de género que inculcamos a nuestros hijos e hijas será determinante para sus relaciones con los demás, y en ese sentido hay que educar en el respeto, la igualdad y dejarse de superficialidades ostentosas como los últimos taconazos de moda, o la suma dependencia de las chicas hacia lo que piensan los demás o hacia que la acepte "el chico de sus sueños" que finalmente será lo único que la haga feliz y plena. Sé que son muchas cosas, y que a veces nos parece demasiado entrar a rascar en estos temas, pero si no lo hacemos nosotros, quién lo hará, ¿Disney Channel?, ¿Clan? Nosotros somos quienes tenemos que valorar esos contenidos y ver qué les aportan, así como decidir si resultan adecuados. A pesar de que los dibujos son mano de santo para robarles un ratito y que se queden en silencio los próximos 20 minutos, no puede serlo a cualquier precio. En estos momentos y por las mismas circunstancias, Barbie, la eterna muñeca, en mi casa, se encuentra en peligro de reclusión. Demasiados clichés en tan poco espacio con demasiada carga cultural que no me interesa para mis hijas. Podéis hacer una valoración vosotras mismas con el siguiente artículo publicado en El PAÍS consultable a través de la siguiente dirección http://blogs.elpais.com/mujeres/2013/04/pesadilla-en-rosa-sexismo-racismo-o-campa%C3%B1a-publicitaria.html .

 

Ni qué decir tiene que adoro los dibujos animados y tenemos en casa nuestra colección con títulos que, a pesar de haberlos vistos una veintena de veces, los seguimos disfrutando en familia. En esta colección están "Mi vecino Totoro", "Ponyo, la niña pez" y en general los de los Estudios Ghibli para esa franja de edad, y también "Kirikú", "Caillou", "Maisy", por supuesto "Peppa Pig" y otros de corte parecido. De Disney también tenemos películas de referencia como "Mary Poppins" o "Tiana y el sapo".

 

Comentaris

  1. Un post genial, lo he encontrado buscando imágenes de Winx Club porque acabo de descubrir la serie en Disney Channel haciendo zapping y me he quedado alucinada de lo sexista que es y los estereotipos que transmite.

    Un saludo
    www.facebook.com/LesInvitoAQueSeanFeministas

    ResponElimina
  2. Saludos,
    Muchas gracias por tu comentario. He visitado el vínculo que Facebook y estamos de acuerdo. No todos los dibujos son inofensivos y al final son esponjas!!!

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Parlarem de patrimoni documental, parlarem dels arxius audiovisuals i de premsa que han de ser accessibles a la societat de coneixement, del 4.0

Parlarem de patrimoni documental, parlarem dels arxius audiovisuals i de premsa que han de ser accessibles a la societat de coneixement, del 4.0.
Els que seguiu aquest bloc o bé si us ve a bé fer un tomb, us adonareu de la sensibilitat expressada cap els sistemas d'organització de la informació. això ve donat per la professió d'arxivista documentalista i bibliotecària que desenvolupo. Professió que visc amb passió d'ençà que vaig a entrar en contacte amb el estudis de Biblioteconomia i Documentació al a Universitat de Granada i posteriorment a la Universitat de Barcelona.
Des de l'any 2005 que dtreballo a un mitjà de comunicació radiofònic que és el públic de les Illes Balears, IB3 Ràdio. Ja aleshores la proposta que vaig realitzar pel sistema de gestió de la informació i arxiu de la ràdio, era un sistema flexible per la conservació i la recuperació, així com per la difusió i amb vistes de ser accessible a tothom. Seguint pautes d'organismes internacionals com són…

Un contracte d'us del mòbil a una nina de 13 anys

Les coses clares per davant! També amb els nostres infants ja que reflexa el respecte cap a ells com a persones que són, tot i que estiguin al nostre càrrec per ser menors.
És una bona pràctica pactar, acordar i anar amb les normes i lo que esperam per davant. Així anam conformant una relació sana amb els nostres infants i ens mostram i teixim com persones/societat respectuoses, sobretot amb les pràctiques que portem a terme. I m'ha agradat moltíssim llegir l'entrada al Bloc de Pares"El Contracte personal del mòbil". És un exemple de contracte que han fet uns pares a una nina de 13 anys, la Noa. Segur que podeu afegir, modificar o proposar noves "clàusules" i aquest seria un model que com a punt de partida us pot resultar profitós.
La meva filla Aurora fa un temps que em demana tenir mòbil. Té 10 anys i els seus companys i companyes fan servir el mòbi ja des dels 9 anys. No tothom però sí una gran part. De moment no té mòbil n'Aurora, però quan tingui …